Nasci sob o signo do silêncio,

era 1973 em Sobral e no Chile.

Nasci sob o signo do medo,

da amarga desídia dos irmão apartados

pela força.

Nasci quando esmaecia o socialismo e a poesia

na parte latina da América entristecida.

Nasci quando não era mais dia,

para o sonho e a fantasia,

Allende primeiro , depois Neruda.

Cresci sob o signo da esperança,

que mutilou a juventude

Cresci para entender, no escuro devemos cantar,

Cantos, Canto geral.

Vivi para entender que nasci de verdade em Santiago, Cartagena, Buenos aires

no ano de 1973 numa rua da America Latina!

 

El arte de la poesía

Ezra Pound

Constantemente repito que se necesitaron dos siglos de Provenza y uno de Toscana para desarrollar los instrumentos que utilizó Dante en su obra maestra, y que fueron necesarios los latinistas del Renacimiento y la Pléyade, además del lenguaje colorido de su propia época, para preparar los instrumentos de Shakespeare. Es de enorme importancia que se escriba gran poesía, pero no importa en absoluto quién la escriba.

Si algo se expresó de una manera definitiva en la Atlántida o en la Arcadia, en el año 450 a. c., o en el 1290 de nuestra era, no nos toca a los modernos decirlo de nuevo ni empañar la memoria de los muertos diciendo lo mismo pero con menos habilidad y convicción. En cada época uno o dos genios descubren algo y lo expresan. Puede estar solo en una o dos líneas, o en alguna cualidad de una cadencia, y después veinte o doscientos o dos mil o más seguidores repiten y diluyen y modifican.

La gran literatura es sencillamente idioma cargado de significado hasta el máximo de sus posibilidades. Tal como en medicina existen el arte de diagnosticar y el arte de curar, también en las artes, y en las artes particulares de la poesía … existe el arte de diagnosticar y el de curar. Uno persigue el culto de la fealdad y el otro el culto de la belleza. La mayoría de los llamados poetas mayores han regalado su propio don, pero el término de “mayor” es más bien un regalo que les hace Cronos a ellos. Quiero decir que han nacido justamente a su hora y que les fue dado amontonar y arreglar y armonizar los resultados de los trabajos de muchos hombres.

En el verso algo le ha sucedido a la inteligencia. En la prosa la inteligencia ha encontrado un objeto para sus observaciones. El hecho poético preexiste.

Los artistas son las antenas de la raza. … digamos que los escritores de un país son los voltímetros y los manómetros de la vida intelectual de la nación. Son los instrumentos registradores, y si falsifican sus informes no hay límite al daño que pueden causar. El mal arte es un arte inexacto. Es arte que rinde informes falsos.

Toda crítica debería ser admitidamente personal. Al final de cuentas el crítico sólo puede decir “me gusta” o “me conmueve”, o algo por el estilo. Cuando se nos ha mostrado a sí mismo, podemos comprender lo que quiere decir. Todo crítico debería dar información acerca de las fuentes y límites de su conocimiento.

Sugiero mandar al diablo a cuanto crítico emplee términos generales vagos. No sólo a los que usan términos vagos por ser demasiado ignorantes para tener algo que decir, sino también a los críticos que emplean términos vagos para ocultar lo que quieren decir, y a todos los críticos que emplean los términos tan vagamente que el lector puede creer que está de acuerdo con ellos o que asiente a sus afirmaciones cuando de hecho no es así. Haz que un hombre te diga antes que nada y en especial qué escritores piensa que son buenos escritores; después se pueden escuchar sus explicaciones.

La única crítica realmente viciada es la crítica académica de los que hacen la gran renuncia, que se niegan a decir lo que piensan, si es que piensan, y que citan las opiniones aceptadas… Su traición a la gran obra del pasado es tan grande como la del falso artista del presente. Si no les importa lo suficiente la herencia como para tener convicciones personales, no tienen derecho a escribir.

No hagas caso de la crítica de quienes nunca hayan escrito una obra notable.

Usar tres páginas para no decir nada no es estilo, en el sentido serio de la palabra.

No repitas en versos mediocres lo que ya se haya dicho en buena prosa. No creas que se puede engañar a una persona inteligente esquivando las dificultades del inefablemente difícil arte de la buena prosa mediante el artilugio de fraccionar la composición en versos. Lo que hoy aburre al entendido aburrirá al público mañana.

Déjate influir por cuantos grandes artistas sea posible, pero ten la decencia de reconocer plenamente la deuda o, si no, trata de ocultarla. Que el aprendiz se llene la cabeza con las mejores cadencias que pueda descubrir, preferiblemente en un idioma extranjero, para que el significado de las palabras tenga menos posibilidades de distraer su atención del movimiento del verso.

No te imagines que algo “saldrá bien” en verso sólo porque resulta pesado en prosa. La poesía es un centauro. La facultad pensante, MieciséisMdota y aclaradora de las palabras debe moverse y saltar con las facultades energizantes, sensitivas y musicales. Es precisamente la dificultad de esta existencia anfibia lo que mantiene bajo el número de buenos poetas de quienes se tiene noticia.

Es cierto que la mayoría de la gente poetiza más o menos, entre los diecisiete y los veintitrés años. Las emociones son nuevas, y para su dueño, interesantes y no hay mucha personalidad o mente que mover. Conforme el hombre, conforme su mente, se vuelve una máquina más y más pesada, una estructura cada vez más complicada, necesita de un voltaje cada vez mayor de energía emotiva para adquirir un movimiento armónico… En el caso de Guido, su obra más fuerte se da a los cincuenta. La poesía más importante la han escrito hombres de más de treinta.

Citando mal a Confucio, se podría decir: No importa que el autor quiera el bien de la raza o que actúe simplemente por vanidad personal. El resultado se produce mecánicamente. En la medida en que su obra es exacta, es decir, fiel a la conciencia humana y a la naturaleza del hombre, en la medida en que formula con exactitud el deseo, será duradera y será “útil”, quiero decir que mantiene la claridad y precisión del pensamiento, no sólo para el beneficio de algunos diletantes y “amantes de la literatura”, sino que mantiene la salud del pensamiento fuera de los círculos literarios y en una existencia no literaria, en la vida general comunal e individual.

Não sinto mais o cheiro das amêndoas,
 Não sinto mais a doçura dos teus gestos,
 Estou amputado do desejo do teu cheiro,
 Das amêndoas, das xícaras de café, Das esquinas da infância,
 Estou irremediavelmente
 Amputado das delícias do seio.

A melodia do silêncio

…Sai um pouco, vai ver o que tá acontecendo lá fora. Não me conformo em te ver aí nesse estado. Pensa um poco, logo mais tudo vai tá normalizado, as pessoas vão poder sair de novo como antes, talvez até ela apareça por essas bandas.Porra Milton ! só tô querendo te ajudar!, e pensando bem, tava tudo errado, ou não tava?!, conheço tuas ideias cara, te vi ler os primeiros versos de Rimbaud, e os de Rilke que tu me falava da ternura com que ele tratava a natureza, acho que era assim que dizia!,mas olha, vou te deixar com esse poema que fiz há muito tempo e nunca te  mostrei, vê se ler e me diz algo, tua opinião é muito importante pra mim. Ele apenas levantou os olhos com a delicadeza de um gesto mirando uma xícara vazia e apontou para  um livro velho cheio de marcas de café. Então coloquei o papel rascunhado em cima do livro, tinha poucas esperanças de ouvi-lo novamente após tantos anos de silêncio dilacerador para os que falam. Desço lentamente com uma sensação de não voltar mais, então fui me lembrando de como escrevi aquele esboço de poema, e estava saindo à porta e por um instante tive a ilusão de ouvi os versos, então corro de volta e entro sobressaltado e o vejo ainda rabiscando o rascunho original, com o coração esbaforido tento falar-lhe, e ele simplesmente sorrir me estendendo o papel, não me contive e comecei abraçá-lo, beijá-lo…, quando voltei  a respirar,tomei o papel e comecei ouvir a tessitura terna e sedutora de convicções, como antes,como agora ouvia da  sua voz nos verso que  passei a ler:

Os poemas são passarinhos,

passaredos, saltos, cambalhotas,

brinquedos

Dos loucos, poucos…,

Afoitos pelo gosto

Das crianças em conversas de passarinho,

passarando…, passarolando frente ao

jardim de versos onde nascem passarinhos!

Ele voltara a falar, ao poucos, mas voltara, na fala primeva das vontades, expressão estética de nossos sonhos.